Finanzas Éticas y Responsabilidad Social Corporativa: Más que un Requisito, una Ventaja

Productiva

Por Juan Pablo Carvajal

 

A pesar de sonar algo recientes, las finanzas éticas y la responsabilidad social corporativa en realidad ya llevan un tiempo considerable en el ámbito empresarial. Debido a los conflictos mundiales, las guerras y el uso del capital en tales circunstancias, nacieron para buscar coherencia entre las inversiones y las políticas monetarias de las organizaciones. En la actualidad buscan promover un sistema financiero que coincida con los valores de la sociedad y los refleje en las actividades económicas de las empresas que contribuyen al crecimiento de los países.

 

Las instituciones que siguen este modelo destinan el dinero de sus operaciones a proyectos con rentabilidad social y ambiental e incluso intentan ofrecer alternativas al sistema tradicional interno de las organizaciones. Es el caso de Triodos Bank en Europa, que decidió eliminar los bonos que se suelen pagar a los ejecutivos, pues estos incentivos, afirman, desvían la atención del trabajo hacia la ambición por el dinero, despertando comportamientos que terminan por perjudicar la escala de valores, no solo de la empresa, sino de la sociedad. El objetivo de acciones como estas es enseñar a las personas –tanto empleados como clientes– a utilizar el dinero de manera consciente para así contribuir a la revolución del ámbito social sin esperar solamente la intervención política que hoy en día está mediada justamente por el uso del capital.

 

En este orden de ideas, es crucial comprender que las finanzas éticas y la responsabilidad social corporativa se apoyan en los compromisos legales y éticos que toda organización asume por el impacto que causa su actividad en el entorno. A este respecto, el elemento más importante por considerar al iniciar o tener un negocio es asegurarse de que la descripción del mismo coincide con sus actividades fácticas. Parecería fácil y lógico, pero en la práctica son muchas las organizaciones auditadas que no cumplen con este requisito. Se trata de lograr crear una identidad empresarial y administrarla de manera que se mantenga en el tiempo y que responda a los valores éticos de la sociedad, y de vender el producto o servicio ofrecido en concordancia con dicha identidad y dichos valores.

 

Algunas actividades que se relacionan con este concepto van desde la reducción del consumo de servicios públicos (agua, luz, energía), pasando por el uso de materiales reciclables, hasta el mejoramiento y optimización del ambiente laboral y de la comunicación con el personal y demás colaboradores. Las compañías que logran alinearse de esta manera, ofrecen productos y servicios de calidad, ya que no descuidan los valores corporativos y éticos, y van más allá del simple cumplimiento de la ley, de los acuerdos y contratos, gracias a la integración definitiva de la calidad dentro del paradigma y la cultura organizacionales.

 

Así pues, para una organización actual es importante identificar qué elementos de finanzas éticas y responsabilidad social corporativa ya están siendo implementados, para luego diseñar y llevar a cabo una estrategia a mediano y largo plazo que la convierta en una empresa completamente coherente, sostenible, responsable y, por ende, competitiva. Y una vez logrado, debe hacerlo visible y difundirlo masivamente con lo cual ganará más credibilidad, confianza y se posicionará como un ejemplo empresarial a seguir.

 

Es vital comprender que la razón de las empresas no radica en ganar dinero, sino en generar oportunidades de crecimiento en todos los ámbitos (incluido el monetario obviamente), respetando la cultura de la zona en la que se actúa, evitando cualquier tipo de daño al ambiente al analizar el impacto de la actividad de la organización y al seguir la normatividad legal vigente, e invirtiendo sus ganancias de manera consciente. Todo esto, además de un ejercicio de responsabilidad y ética, es también una infalible ventaja competitiva, que no es exclusiva de multinacionales, sino que también atañe a cualquier pyme que considere mantenerse y lograr el éxito en el mundo contemporáneo. Más que un tema de filantropía, se trata de un argumento de reputación y estrategia que representa la supervivencia de cualquier organización.

Seminarios

Escríbanos a

571-2681920

571-2682043