Desarrollo de Supervisores: Una Aproximación al Nivel de Clase Mundial

Productiva

Por Juan Pablo Carvajal

 

Alinear a todo el personal de una organización hacia un mismo objetivo constituye quizás una de las tareas más importantes y a la vez más complejas al interior de cualquier empresa con intenciones de sobresalir o, mejor aún, de alcanzar un nivel de clase mundial. Sin embargo, no todas las compañías conciben y abordan esta labor adecuadamente, dejando así toda la responsabilidad en las actividades diarias de sus supervisores, sin considerar que la formación de los mismos en este ámbito podría hacer que muchos de sus esfuerzos se enfoquen de manera efectiva en los casos pertinentes, en lugar de tener que arreglárselas intuitivamente. Por ello, es preciso tener en cuenta que el desarrollo de estos miembros imprescindibles de la organización debe verse como una prioridad, adoptando los programas más pertinentes que abarquen todas las cualidades y herramientas con las que cualquier supervisor debe contar.

 

En primera instancia, las competencias en cada organización y cargo pueden variar de acuerdo con el contexto. No obstante, existen conceptos básicos e indispensables que todo supervisor debe tener siempre presente y que tiene que poner en práctica constantemente, tales como la habilidad en la toma de decisiones y la solución de problemas,el liderazgo en la gestión del personal operativo, un conocimiento profundo de la dinámica de las redes de trabajo y un conjunto sólido de habilidades de análisis y eliminación de pérdidas.

 

El liderazgo es uno de los rasgos que más debe valorarse en un supervisor. Su visión de líder determina su éxito en la dirección del personal a su cargo, especialmente en lo que se refiere a la delegación de tareas, y en la comunicación asertiva en todos los niveles. Dicha característica también deriva en la capacidad de diferenciar claramente trabajo en equipo y redes efectivas de trabajo, cuyos elementos claves debe fomentar, identificando roles y canales y evaluando dichas redes una vez se hayan conformado. Este aspecto es en gran medida un requisito para impulsar el proceso productivo y para eliminar cualquier pérdida relacionada con este, mediante la identificación y el análisis de indicadores y gracias a la utilización de herramientas apropiadas (tanto cuantitativas como cualitativas) que sirvan de ayuda en la identificación de datos, la validación de causas, la generación de soluciones y la evaluación de impactos, entre otros.

 

En síntesis, es menester de toda organización asumir el compromiso de asegurar el desarrollo de sus supervisores, ya que estos son el puente entre la estrategia del negocio y el despliegue e implementación de la misma. Una ejecución eficiente y eficaz de sus labores diarias apoyada en la formación profesional mediante un programa que aborde aspectos como liderazgo, gestión de personal y conformación de redes efectivas de trabajo, garantizará que cualquier empresa cumpla con los estándares de calidad vigentes y que pueda convertir las mejores prácticas en modelos que la lleven a aproximarse cada vez al nivel de clase mundial.

Seminarios

Escríbanos a

571-2681920

571-2682043